Cláusula suelo. Como detectarla.

COMO SABER SI TU HIPOTECA TIENE CLAUSULA SUELO Para encontrar la cláusula suelo hay que revisar la escritura del préstamo
hipotecario (no confundir con las escrituras de la compra venta).
En la escritura de préstamo no encontraremos la palabra “cláusula suelo”, sino que la misma aparece con otras denominaciones. Por ello, hay que localizarla, normalmente en la cláusula Tercera Bis, leyendo la escritura e intentando identificar algún párrafo donde aparezca que el tipo de interés no podrá ser inferior a “X”, o alguna expresión similar, conforme pasamos a explicar:
Así, en algunas ocasiones la cláusula suelo tiene o se encuentra en un apartado con “titulo” o “epígrafe” tales como: Límites a la aplicación del interés variable, Límite de la variabilidad o tipo de interés variable, Tipo de interés mínimo, Limitación al tipo de interés, Limites a la variabilidad. En definitiva, la entidad suele utilizar la expresión de que el tipo de interés “no podrá ser inferior” a X por ciento nominal anual.
La hipoteca puede tener suelo únicamente o también puede tener techo y suelo, en cuyo caso, se fija que el tipo aplicable al devengo de los intereses no podrá ser, en ningún caso, superior a “X” (techo), ni inferior a “Y” (suelo).
Pasamos a reproducir una cláusula techo y suelo “camuflada” al final de la cláusula tercera, como un párrafo más. En este ejemplo, el suelo es de tres coma noventa y cinco por ciento, es decir, por mucho que baje el “Euribor”, el deudor siempre pagaría 3,95 por ciento de intereses, lo que supone que hay un “suelo” que impide que el deudor se beneficie de la bajada del EURIBOR.
También es importante pedir a tu Entidad de Crédito un cuadro de amortización que englobe las mensualidades pagadas desde el inicio del préstamo hipotecario, con dicho documento sabremos si efectivamente se ha estado pagando la clausula suelo. En caso de que el Banco se niegue a dártelo, hay que pedir una hoja de reclamaciones y presentar una queja por escrito sellada y con una copia que deberás guardar.
También es importante pedir a tu Entidad de Crédito un cuadro de amortización que englobe las mensualidades pagadas desde el inicio del préstamo hipotecario, con dicho documento sabremos si efectivamente se ha estado pagando la clausula suelo. En caso de que el Banco se niegue a dártelo, hay que pedir una hoja de reclamaciones y presentar una queja por escrito sellada y con una copia que deberás guardar.
Otro de los documentos que nos servirá para detectar una “cláusula suelo”, es el recibo mensual del préstamo, donde viene detallado el tipo de interés que te aplican. Si dicho interés está redondeado, caso de un 4 % 3,5 % o en este caso 3,75 %, muy probablemente estemos ante una cláusula suelo.

Anuncis